La nova Ítaca de la Mediterrània de Joan Bennàssar

La nova Ítaca de la Mediterrània · Can Picafort · Son Serra de Marina · Santa Margalida · tiene su origen en la muestra de Joan Bennàssar del 2016 Ports d’alga marina. La fase actual, finalizada la primavera del 2022 responde al interés del Ayuntamiento en potenciar el desarrollo social del municipio y su núcleo turístico cómo un gran centro cultural que complemente su importante patrimonio arqueológico y potencie su amplia oferta comercial y de restauración.

Joan Bennàssar, pintor y escultor nacido en Mallorca, es el autor del proyecto que con un cierto primitivismo formal, sutileza clásica y el gesto rompedor de las vanguardias da visibilidad a una Ítaca como canto de fe en el hombre y amor a la vida. Le mueve la pasión, y cree que la imperfección es una de las partes identificables de la grandeza humana y el arte, pues trabaja siempre a instancias del instinto, es un juego mágico y fascinante donde la belleza por sí sola aporta mucha verdad. Con su obra bañada de mediterraneidad intenta unir el mundo con el hombre y a este con las fuerzas de la naturaleza.

La Cultura Mediterránea, un paisaje común de olivos, viñas y campos de trigo bordeando un mar siempre azul, está formada por tres grandes comunidades culturales: la de occidente, que bebe del legado del mundo griego y romano; el islam, que se extiende desde Marruecos hasta el Océano Índico; y Bizancio. Son una suma de civilizaciones amontonadas una sobre otra y el hombre como eje sobre el que gravitan sus sueños y son ya memoria y parte de nuestra historia. La nova Ítaca de la Mediterrània pretende conectar el relato del pasado y sus historias, mitos y naufragios del ayer con los sueños y horizontes de hoy.

El mundo clásico es el de la antigüedad grecorromana, un largo período de más de mil años que se inicia con Homero en el siglo VIII a. C. y finaliza en el siglo II d. C. con Adriano. Un mundo en el que los romanos toman prestado de los griegos y estos de anteriores culturas, costumbres y mitos. Su gran expansión cultural, comercial y de intercambio en toda la cuenca mediterránea hay que buscarlos en los antiguos pueblos micénicos y fenicios. Los griegos completaron el sistema fenicio de escritura añadiendo las vocales. Son largos siglos de cambio en el ámbito de la justicia y la libertad. La fuerza del pensamiento clásico, su filosofía y los vínculos que establecen entre el arte, el sentido común y la armonía, como equilibrio entre dos entidades opuestas, es la razón de que aún hoy compartamos con ella una misma humanidad.

Homero es el autor de los primeros textos de gran extensión que se conservan. La Ilíada donde se narra la guerra de Troya. La cólera de Aquiles y su entrevista con el anciano Priamo tras la muerte de Hector, culmina con un gran momento de dolor humano y tristeza compartida. La Odisea, tal vez la obra literaria más influyente de la historia, narra el regresó de Ulises, en griego Odiseo, a su tierra natal y el pulso entre Penélope y sus pretendientes. Es la primera representación conocida de la nostalgia y ofrece frecuentes muestras de sensibilidad femenina que la alejan de la rudeza de La Ilíada y crean la duda de que su autor fuera mujer. Veinte años después de la partida de Ulises a la guerra de Troya con doce naves y mil quinientos hombres, cuando por fin regresa a su querida Ítaca, no le quedaba ni un solo hombre, ni una sola nave.

Aristóteles, filósofo y estudioso de la obra de Homero, la consideraba la síntesis de la sabiduría divina y humana. Tutor de Alejandro Magno, quien extendió el imperio por los confines del Mediterráneo, la interpretó como la obra más importante de la cultura griega además del ideal al que aspirar. Se cuenta dormía con una copia de La Ilíada debajo de la almohada.

La influencia de la obra de Homero está presente en la obra de otros muchos escritores, los clásicos se leen e interpretan en cada época según los vientos del momento y el poeta alejandrino Konstantin Kavafis (1863-1933), nos acerca en su bello poema a una Ítaca más nuestra.

Cuando emprendas tu viaje a Itaca

pide que el camino sea largo,

lleno de aventuras, lleno de experiencias.

Mas no apresures el viaje.

Mejor que dure muchos años

y atracar, viejo ya, en la isla,

enriquecido de cuanto ganaste en el camino.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.

Sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,

entenderás ya qué significan las Ítacas.

Link a Google Maps «La nova Ítaca de la Mediterrània»

Robert Graves (1895-1985), poeta y escritor residente en Deià, de notable obra poética y literaria centrada en el mundo antiguo y mitológico, es el autor de El vellocino de oro, uno de los mitos más fascinantes de la antigüedad. La aventura del héroe Jasón en el barco el Argo acompañado de una tripulación de semidioses, los argonautas, es un viaje de iniciación y aprendizaje que los llevó por toda la costa meridional del mar Negro. Una singular aventura marítima y un tratado sobre las costumbres y temores de su tiempo. El vellocino, una piel de carnero teñida de púrpura, es la representación del ideal de legitimidad, realeza, belleza y amor.

La cultura de nuestras islas es la suma de los pueblos que atracaron sus barcas buscando refugio, alimento y comercio; hoy placer y diversión. La belleza no sabe de dogmas, cuando suma diluye fronteras y renueva horizontes. Nos unen la costumbre, el amor a la vida, el paisaje y una historia común. La nova Ítaca de la Mediterrània es un bello proyecto cultural, encontrar puertos para protegernos de las tempestades y construir atalayas donde vislumbrar en el horizonte olas de esperanza y humanidad.



Condiciones de Uso  |  Política de Cookies